¿Qué significa ser vegana?

Antes de empezar a escribir voy a decir algo: esta es mi opinión. No es real, no es la verdad absoluta, no está bien ni está mal. Es lo que yo creo, lo que yo creo ahora mismo. 

Quizá dentro de un tiempo piense cosas diferentes, pero después de mucho experimentar, leer y estudiar estas son mis conclusiones, esto es lo que para mí significa ser vegana. 

Desde que “soy vegana” he comido de manera consciente pescado, cangrejo, huevos y algún queso. De hecho ayer hice tortilla de patatas, con huevos y me la comí, ¿por qué? mi ego, mi escudo protector, diría: porque son de unas gallinas que fueron rescatadas y viven de manera libre recibiendo amor.. mi esencia me dice que lo hice porque quise y me sentí bien haciéndolo, porque los hice de manera consciente. 

Mi tortilla con huevos azules

Para mí el veganismo significa respeto. Significa respeto por lo animales y por el planeta tierra. Significa tener conciencia de dónde viene aquello que consumo. 

Esto es todo. 

Yo no soy vegana, yo sigo – en gran parte – la corriente del veganismo, porque sus ideales se acercan – en gran medida – a los míos. 

Intento reducir el consumo de aquello que hace mal e intento incrementar el consumo de aquello que hace bien. Esto no quiere decir que todo lo que consuma haga el bien; no, y sé que no, pero intento consumir siempre sabiendo qué implica que yo consuma ese producto. 

Mi experiencia me dice que intentar evitar todo aquello que no es correcto me hace más mal que bien,  y para tener energía para luchar por lo que creo tengo que sentirme bien. Así que simplemente se trata de encontrar el equilibrio, de saber hasta dónde es un esfuerzo y cuándo es demasiado. 

Intento consumir pocos productos que tengan encima capas y capas de plástico, pero eso no significa que siempre lo haga, eso no significa que no los consuma. Eso solo significa que cuando lo hago, lo hago de manera consciente, no por piloto automático. Intento ver el producto y entender qué es y por qué es cómo es. 

Creo que uno de los grandes problemas y por lo que la mayoría de la gente considera que es muy difícil ser vegano es porque implica esfuerzo en aquello que normalmente hacemos de manera automática. 

Para entender esto te voy a proponer algo: la próxima vez que tengas que lavarte los dientes hazlo con la mano contraria que sueles utilizar.

Sí, es difícil, complicado y tus dientes no van a quedar igual de limpios que cuando usas tu mano más hábil. ¿Quiere decir esto que lavarse los dientes sea difícil? no. Esto solo quiere decir que cuando tenemos que hacer aquello que soltemos hacer de manera automática prestando más atención, esto nos cuesta y se complica. 

De pequeña mi padre siempre me decía que en la vida todo es cuestión de práctica y esta es una gran verdad. Después de 50 veces lavándote los dientes con la mano contraria la vez número 51 será mucho mejor que la primera vez, la práctica y la constancia nunca conseguirán que seas igual de hábil que con tu mano dominante, pero sí que la práctica y la constancia ganan la batalla a las dificultades. 

Vivir acorde al veganismo es lo mismo. Hemos normalizado tanto la acción de comprar que la mayoría de las veces lo hacemos de manera inconsciente, sin prestar atención, sin preguntarnos qué es en realidad lo que estamos comprando. Por eso cuando tenemos que pararnos, que preguntarnos, nos sentimos incómodos y sentimos que algo que antes era muy fácil ahora es muy difícil. 

Suelo decir que el veganismo cambió mi vida, pero lo digo porque simplemente el veganismo me regaló más conciencia. 

No me gusta decir que soy vegana porque creo que es etiquetarse y, por lo general, no me gustan las etiquetas pero reconozco que cuando empecé con este estilo de vida me gustaba decirlo y llevaba camisetas que lo decían por mí. 

Ahora ya no considero que le tenga que decir a nadie que llevo un estilo de vida vegano, simplemente dejo, si es necesario, qué se descubra. 

El veganismo no me define. Me definen mis actos. 

Por lo tanto, para mí, en mi vida, el veganismo es intentar llevar siempre una actitud de respeto a todos los seres, siendo consciente de lo que consumo y cómo lo consumo. 

Por eso hace unos meses, cuando estuve en Fiji, comí cangrejo, que me supo a gloria. Lo hice porque estaba en una comunidad con gente que subsistía con lo que la naturaleza les daba y consideré que rechazarlo era una falta de respeto hacia quienes me lo estaban ofreciendo, y volviendo a lo que escribí, en mi opinión el veganismo se basa en el respeto, en el respeto hacia todos. 

Ser vegano no es llevar camisetas que digan que eres vegano. Ser vegano es cuidar tus actos y no hay un acto que se repita más que el de la comida. 

Os comparto algunos de mis recursos favoritos del universo vegano.

LibrosBlogsOtros
Carta abierta a los animalesLa maravillosa Bea La mejor tienda vegana del planeta
Más vegetales menos animalesPick up limesCosmética vegana de calidad
The Homemade Vegan PantryMi mero moleInspiración

100 Razones por las que vivir sonriendo

  1. Comer fruta
  2. Hacer sonreír a alguien
  3. Redipollos
  4. Ver una puesta de sol
  5. Ser un pequeño saltamontes
  6. Meditar
  7. El presente
  8. Las llamadas de mi madre
  9. Las clases de Ashtanga de Janet
  10. Enamorarse
  11. Cocinar con tu enamorado
  12. Empezar un libro
  13. Terminar un libro
  14. Saber que uno nunca termina de aprender
  15. La comida de mamá
  16. El acento argentino
  17. Las cañas de 1906
  18. La sensación de despegar en los aviones
  19. Viajar
  20. Estambul
  21. Que te duela la barriga de tanto reir
  22. Dormir en el suelo
  23. Sonreír a alguien anónimo y que te devuelva la sonrisa
  24. Escuchar música muy alta.
  25. Saber que alguien hoy cumple años
  26. El café de Toma Café
  27. Las tostadas de mantequilla de cacahuete
La mejor peanut butter del mundo
  1. Despertar abrazada a alguien
  2. El ronroneo de los gatos
  3. Las casualidades
  4. Sentir morriña
  5. Turnedo. Latinoamérica. Año Nuevo. Como Camarón. Ojalá. Salitre.
  6. Llorar de emoción
  7. Las doce uvas
  8. Hacer deporte
  9. Conducir por Nueva Zelanda
  10. Esquina. Musampas. Legazpi. Caro Chan. La amistad.
  11. Tomar mate en el coche
  12. El RAP
  13. Revivir un recuerdo
  14. Comer con las manos
  15. Los abuelos
  16. El ayurveda
  17. Escribir
  18. Los tomates del huerto de mi tío
  19. Perder la noción del tiempo
  20. Ver un animal salvaje
  21. Desayunar pizza con café
Desayuno de domingo
  1. Bailar y cantar delante del espejo
  2. Cuidar a Pachamama
  3. Plantar un árbol
  4. El zumo de naranja para curar la resaca
  5. Bañarse en el mar
  6. El sonido de la lluvia
  7. El olor de la lluvia
  8. Los días de sol
  9. Ponerse morena
  10. Cantar en un concierto
  11. Hacer la cama
  12. Ver las Cíes
  13. Probar una comida nueva
  14. Saber que nunca te vas a cansar de comer salmorejo
  15. Mudarse
  16. Volver a casa
  17. Navegar por la ría
  18. Subir montañas
  19. Hacer vivac
  20. Coger conchas (agarrar caracolas ) en la playa
  21. Orgasmos
  22. Descubrir algo nuevo
  23. Tener ganas
  24. Los abrazos
  25. Viajar en una campervan
  26. Recordar un sueño bonito
  27. Despertarse sin despertador
  28. Escuchar falar galego
  29. Apapachar
  30. La aceptación te libera del sufrimiento. 
  31. Tener un alma gemela
Mi gemela del sur
  1. Estar sola
  2. Galicia. Cádiz. Córdoba. Graná.
  3. Conocer tus valores
  4. Caminar descalza
  5. Descubrir nueva música
  6. Aprender una palabra nueva
  7. La playa de Tulla
  8. La revolución
  9. Conseguir algo nuevo
  10. La familia
  11. Saber que sin sangre también es familia
View this post on Instagram

¿Sabéis por qué a los José se les llama Pepe? Porque José era el padre putativo de Jesús, y su siglas son Pe y Pe. Yo también tengo un padre putativo, el mío se llama Vicente I y hoy es su día, hoy es el día de los pp. . Mi padre putativo es un ser único, tan único que muchos tenemos la teoría de que es inmortal. Posee una mente llena de datos, fechas y nombres, sabe de historia mucho más que muchos libros, es capaz de echar humo por las orejas, ha construido un submarino que pesca con arpones, tiene una habitación que es como el laboratorio de un científico loco y un día me hizo el mejor disfraz de astronauta del universo entero. . Además también tiene una creatividad asombrosa y es capaz de construir todo lo que se proponga. No sé muy bien como lo ha conseguido pero en su legado él me ha enseñado a conseguir que mis manos hagan lo que piensa mi mente. . Me enseñó que todo lo que imaginamos lo podemos crear, solo hay que descubrir el cómo. . Gracias a este superpoder juntos hemos creado cosas asombrosas: una lámpara que era el mundo entero junto a una astronauta pescando estrellas sentado en la propia Luna, una habitación naranja con flores de Hawai verdes, muñecos de plastilina que me acompañaban en los días más complicados, cohetes con forma de botella que volaban de verdad, dragones de sushi, los mejores castillos de arena y muchas cosas más. . Vicente I es una pieza primordial en mi vida. Soy quien soy porque un día mi madre y él se cruzaron y de ese cruce salió un proyecto maravilloso, de ese cruce nació nuestra familia. . Vicente me ha regalado un amor puro, del que no importa la sangre. Vicente me enseñó lo que es tener pueblo, me regaló los veranos en Redipollos. Vicente me enseñó que las personas no valen por lo que son, sino por lo que hacen. Vicente me ha convertido en su pequeño saltamontes y en su pequeña saltacharcos. Vicente me educó, me acompañó y es una de las figuras más importantes que hay en mi vida y que habrá siempre. . Aprovecho este pequeño espacio para decirle al mundo que las familias son mundos. No necesitamos un madre y un padre, dos padres, dos madres o un monociclo, único que necesitamos es amor y ese amor da igual de donde venga.

A post shared by (sh)Antía (@serdespues) on

  1. Saber que los abuelos nunca se van
  2. 72 Kilos
  3. Reconocer que te habías equivocado
  4. Las miradas
  5. El universo de Harry Potter
  6. Marx. Noam Chomsky. Julieta Lanteri. Eduardo Galeano. Rosa Parks.
  7. Compartir
  8. Si asusta, si da miedo, valdrá la pena
  9. Hacer un regalo
  10. Hacer listas