¿Qué significa ser vegana?

Antes de empezar a escribir voy a decir algo: esta es mi opinión. No es real, no es la verdad absoluta, no está bien ni está mal. Es lo que yo creo, lo que yo creo ahora mismo. 

Quizá dentro de un tiempo piense cosas diferentes, pero después de mucho experimentar, leer y estudiar estas son mis conclusiones, esto es lo que para mí significa ser vegana. 

Desde que “soy vegana” he comido de manera consciente pescado, cangrejo, huevos y algún queso. De hecho ayer hice tortilla de patatas, con huevos y me la comí, ¿por qué? mi ego, mi escudo protector, diría: porque son de unas gallinas que fueron rescatadas y viven de manera libre recibiendo amor.. mi esencia me dice que lo hice porque quise y me sentí bien haciéndolo, porque los hice de manera consciente. 

Mi tortilla con huevos azules

Para mí el veganismo significa respeto. Significa respeto por lo animales y por el planeta tierra. Significa tener conciencia de dónde viene aquello que consumo. 

Esto es todo. 

Yo no soy vegana, yo sigo – en gran parte – la corriente del veganismo, porque sus ideales se acercan – en gran medida – a los míos. 

Intento reducir el consumo de aquello que hace mal e intento incrementar el consumo de aquello que hace bien. Esto no quiere decir que todo lo que consuma haga el bien; no, y sé que no, pero intento consumir siempre sabiendo qué implica que yo consuma ese producto. 

Mi experiencia me dice que intentar evitar todo aquello que no es correcto me hace más mal que bien,  y para tener energía para luchar por lo que creo tengo que sentirme bien. Así que simplemente se trata de encontrar el equilibrio, de saber hasta dónde es un esfuerzo y cuándo es demasiado. 

Intento consumir pocos productos que tengan encima capas y capas de plástico, pero eso no significa que siempre lo haga, eso no significa que no los consuma. Eso solo significa que cuando lo hago, lo hago de manera consciente, no por piloto automático. Intento ver el producto y entender qué es y por qué es cómo es. 

Creo que uno de los grandes problemas y por lo que la mayoría de la gente considera que es muy difícil ser vegano es porque implica esfuerzo en aquello que normalmente hacemos de manera automática. 

Para entender esto te voy a proponer algo: la próxima vez que tengas que lavarte los dientes hazlo con la mano contraria que sueles utilizar.

Sí, es difícil, complicado y tus dientes no van a quedar igual de limpios que cuando usas tu mano más hábil. ¿Quiere decir esto que lavarse los dientes sea difícil? no. Esto solo quiere decir que cuando tenemos que hacer aquello que soltemos hacer de manera automática prestando más atención, esto nos cuesta y se complica. 

De pequeña mi padre siempre me decía que en la vida todo es cuestión de práctica y esta es una gran verdad. Después de 50 veces lavándote los dientes con la mano contraria la vez número 51 será mucho mejor que la primera vez, la práctica y la constancia nunca conseguirán que seas igual de hábil que con tu mano dominante, pero sí que la práctica y la constancia ganan la batalla a las dificultades. 

Vivir acorde al veganismo es lo mismo. Hemos normalizado tanto la acción de comprar que la mayoría de las veces lo hacemos de manera inconsciente, sin prestar atención, sin preguntarnos qué es en realidad lo que estamos comprando. Por eso cuando tenemos que pararnos, que preguntarnos, nos sentimos incómodos y sentimos que algo que antes era muy fácil ahora es muy difícil. 

Suelo decir que el veganismo cambió mi vida, pero lo digo porque simplemente el veganismo me regaló más conciencia. 

No me gusta decir que soy vegana porque creo que es etiquetarse y, por lo general, no me gustan las etiquetas pero reconozco que cuando empecé con este estilo de vida me gustaba decirlo y llevaba camisetas que lo decían por mí. 

Ahora ya no considero que le tenga que decir a nadie que llevo un estilo de vida vegano, simplemente dejo, si es necesario, qué se descubra. 

El veganismo no me define. Me definen mis actos. 

Por lo tanto, para mí, en mi vida, el veganismo es intentar llevar siempre una actitud de respeto a todos los seres, siendo consciente de lo que consumo y cómo lo consumo. 

Por eso hace unos meses, cuando estuve en Fiji, comí cangrejo, que me supo a gloria. Lo hice porque estaba en una comunidad con gente que subsistía con lo que la naturaleza les daba y consideré que rechazarlo era una falta de respeto hacia quienes me lo estaban ofreciendo, y volviendo a lo que escribí, en mi opinión el veganismo se basa en el respeto, en el respeto hacia todos. 

Ser vegano no es llevar camisetas que digan que eres vegano. Ser vegano es cuidar tus actos y no hay un acto que se repita más que el de la comida. 

Os comparto algunos de mis recursos favoritos del universo vegano.

LibrosBlogsOtros
Carta abierta a los animalesLa maravillosa Bea La mejor tienda vegana del planeta
Más vegetales menos animalesPick up limesCosmética vegana de calidad
The Homemade Vegan PantryMi mero moleInspiración